Actualidad

jul 15 2015

Noticias del sector -escrito por: dani castillo, @pmartinez-almeida

'Coffee Break': cómo se diseña, construye y se vive en una casa pasiva

Reunidos diferentes agentes que participan en la construcción de una vivienda: el propietario-promotor, que son Alejandro Cabrerizo y Esther García; el constructor, que es Francisco Pascual (ETNALE S.L.), el arquitecto, que es David Marsinyach, y la consultora del estándar ‘Passivhaus’ y arquitecta, Elena Castillo. La casa, en desarrollo, se encuentra en el municipio madrileño de Rivas-Vaciamadrid y contará con unos 300 m2 de superficie. La característica principal es que se trata de una vivienda de madera construida para que no emplee ni calefacción ni aire acondicionado.

¿Por qué habéis apostado por construir viviendas pasivas?

Los propietarios, Alex y Esther, han optado por contar con una vivienda de consumo casi nulo porque vieron muy interesante vivir en una casa que no dependiera ni de la calefacción ni del aire acondicionado. Otra razón de peso fue el ahorro en la factura energética.

El arquitecto, David Marsinyach, se encuentra inmerso en este tipo de construcción “por convicción”. “He buscado conjugar la industrialización de los procesos con la eficiencia energética, después de ver lo mal que se ha construido en España”, añade.

Elena Castillo, consultora ‘Passivhaus’, señala que eligió este estándar como “una forma de medir la eficiencia energética de los edificios porque me parece una forma muy accesible y sencilla de poder medir con mucha precisión qué es lo que pasa en un edificio a lo largo de un año completo”. “No podemos derrochar energía porque no la tenemos”, detalla.

El constructor Francisco Pascual apuesta por esta forma de construcción porque estima que es el futuro. “Los clientes comienzan a buscar viviendas que consuman poca energía”. Eso sí, reconoce que hoy por hoy es difícil encontrar mano de obra cualificada porque “se necesita un desarrollo específico y no vale cualquier persona para ejecutar la vivienda”.

¿Hay demanda real de este tipo de vivienda?

Los arquitectos estiman que la poca demanda que hay de vivienda es demanda de este tipo de casas. Y no hay más demanda por desconocimiento, tal y como apuntan los propietarios y el constructor. “Hay muchos incrédulos porque todavía hay pocos ejemplos de buena construcción y porque venimos de una época de construcción de mala calidad. Además, la normativa está pisando los talones y ya es obligatorio tener una casa eficiente. Realmente va a prosperar como prosperan los coches que consumen menos gasolina. Además, a la gente le gusta las cosas buenas si son asequibles”, comenta Castillo.

“Si la gente supiera de la existencia de este estándar o de las ventajas de vivir en una vivienda que consuma muy poca energía, no dudaría en hacerse una casa como ésta. Quieres lo mejor y más en tu vivienda”, señala la propietaria Esther García.

¿Qué ventajas veis en este tipo de construcción?

En líneas generales, estiman que una de las ventajas es que la construcción es más rápida porque el proceso está más industrializado y que la temperatura en la vivienda es constante, de unos 22 grados tanto en verano como en invierno.

El arquitecto Marsinyach añade otra ventaja: la amortización del sobrecoste. “Inviertes en aislar, en sellar, en una carpintería con más prestaciones que la de doble vidrio, pero este sobrecoste lo amortizas con una menor factura energética”. En unos 8-10 años se amortiza el sobrecoste de la construcción con mejores materiales.

¿Y qué inconvenientes tiene?

Los propietarios ven como una desventaja el no poder efectuar modificaciones posteriores a la construcción de la vivienda, ya que el proceso está industrializado. “Tienes que pensarlo bien todo antes de dar el paso definitivo”, señalan.  

Y los arquitectos creen que una desventaja es que los muros consumen mucho grosor y m2, frente a una vivienda convencional. “Los muros de una casa pasiva tienen unos 40 cm de espesor frente a los muros de 15 cm de una casa convencional. Esos m2 van en contra del propietario ya que le restan edificabilidad pero ya hay normativas que están aplicando factores para que no se computen esos m2 y que van a favor de la eficiencia”, comenta Elena Castillo.

Otro inconveniente del estándar ‘Passivhaus’ es el control que hay que tener sobre las obras “porque aún no hay hábito”, señalan los arquitectos, para añadir que “todo tiene que estar muy justificado”.  

¿De qué manera convencéis a un comprador de una vivienda pasiva?

Al propietario se le convence con números y mostrando el ahorro en la factura energética. Los arquitectos señalan que la forma de convencer es diciendo que va a vivir en una casa más saludable porque “no necesitará aspiradora y se olvidará de las alergias”. Además, consume menos energía.  Y otra manera de captar a un posible comprador es con el boca a boca: nada como mostrar un ejemplo real.

Parque Empresarial Piasca
C/ Josefína de la Maza, 4 (S-20 Autovía Sardinero) 39012 SANTANDER

¿Necesitas ayuda? 942 07 89 10 | info@realdepiasca.com | WhatsApp: 615 57 17 98

Horarios de atención al público

  • LUNES - JUEVES 9:00 - 13:30 / 16:00 - 20:00 H
  • VIERNES 9:00 - 13:30 / 17:00 - 20:00 H
  • SABADO 11:00 - 13:30 H